Manglares y dunas de Veracruz

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

5. Vulnerabilidad de las costas ante el cambio climático

Las costas son los ambientes que serán más afectados por el cambio climático, debido al incremento en el nivel medio del mar, así como a los huracanes con vientos fuertes y grandes cantidades de agua, cuya frecuencia ha ido en aumento en las últimas décadas. Estas perspectivas son preocupantes dado que cerca de un 50% de la población mundial vive en la zona costera (IPCC). Veintidós de las 30 megaciudades (ciudades con más de 10 millones de habitantes) del mundo se encuentran en las costas, lo que les confiere un elevado nivel de vulnerabilidad dado el escenario de cambio climático global.

En México la franja costera es un importante atractivo turístico. En 2005 el 23% de los turistas nacionales visitaron una playa en el país, demostrando ser un importante atractivo para el turista. La tercera fuente de recursos económicos a nivel nacional proviene de los centros turísticos de la playa (SECTUR, 2005). El destino de playa es tan importante que tan sólo en el estado de Quintana Roo, la inversión en construcciones hoteleras y servicios para turistas superó los mil millones de dólares en 2007 (Gobierno del estado).

Imagen 8. Ixtapa. Desarrollo turístico en la línea costera. Foto: Yair Merlín. Imagen 9. Riviera Maya, Q. Roo © Greenpeace / Alejandro Olivera

En México el 15% y 30% de la población vive en esta área (UNEP-WCMC; CIESIN, 2007), lo que revela una alta vulnerabilidad ante el cambio climático, principalmente por el incremento del nivel del mar, el aumento de la fuerza de los huracanes y tormentas, la erosión costera que generan la potencial pérdida de vidas humanas y bienes económicos.

En 2005, con el paso del huracán Wilma, se erosionaron 12 kilómetros de playas en Quintana Roo, destruyendo la infraestructura hotelera y casas particulares, resultando en en daños cuantificados en 5,400 millones de pesos (Green Peace, 2008). En 2007 con el paso del huracán Dean se erosionaron 100 de los 190km de costa en el estado de Tabasco. Estos eventos han aumentado la vulnerabilidad de la zona costera (Hernández-Cerda et al., 2007).

Imagen 10. Huracan Willma, categoría 5,. NOA, NASA Imagen 11. Daños provocados por el huracán Wilma considerado como uno de los 10 huracanes más costosos del Atlántico. Green Peace, NOOA, NASA.

El caso de Veracruz

El estado de Veracruz se encuentra en una zona que está expuesta a diversos eventos climáticos, como son: a) lluvia invernal derivada por los frentes fríos; b) las lluvias en verano originadas por la humedad del mar y la influencia de los vientos alisios; c) las tormentas tropicales y los huracanes provenientes del Atlántico; d) la sequía de verano (canícula) (Gobierno del Estado et al., 2009). Según el Programa Veracruzano ante el Cambio Climático, los cambios en la temperatura comienzan a ser perceptibles. A partir de la década de 1990 las temperaturas mínimas extremas han incrementado 1OC lo que en términos generales podría indicar la tendencia a inviernos menos fríos. En síntesis se detecta el incremento en la temperatura del ambiente. Las proyecciones basadas en modelos climáticos indican una disminución de la lluvia durante el año, excepto para la estación primaveral, en la cual se prevé un aumento.
En términos de la vulnerabilidad en el estado de Veracruz, la costa es uno de los ambientes con mayor riesgo de impactos. Se prevé que los eventos extremos del clima se acentuarán en el futuro, presentándose periodos alternados de sequías, lluvias abundantes, mayor incidencia de huracanes y tormentas tropicales. A esta proyección se le suman el incremento del nivel del mar y la modificación en las condiciones térmicas de la corriente del Golfo de México.