Manglares y dunas de Veracruz

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

2. Clasificación

2.1 Función

Se clasifican las dunas en función de su estabilidad. Cuando carecen de vegetación, adquieren una gran movilidad; son las dunas “móviles”. Si están parcialmente cubiertas por vegetación, merma su movilidad y hablamos entonces de “semimóviles”. Finalmente, las dunas “estabilizadas” se hallan totalmente cubiertas de plantas y su arena permanece inmóvil (imagen 2).

Imagen 2. Dunas costeras clasificadas de acuerdo a su grado de estabilización. a) duna móvil, El Farallón, Ver.;b) duna semimóvil, Doña Juana, Ver.;c) duna estabilizada, La Mancha, Ver., México (Fotos: Natalia Rodríguez).

2.2 Forma

Si las definimos a partir de la forma, tendremos  los siguientes tipos:

2.2.1 Dunas embrionarias o frontales

Aunque se les llama embrionarias o frontales, su nombre correcto es dunas frontales o foredunes en inglés. Estas dunas son las que se encuentran en el fondo de la playa y generalmente se distribuyen de manera paralela a la costa. Su formación da inicio cuando la arena transportada por el viento queda atrapada por la vegetación que crece en la playa, o bien por otros obstáculos que se pueden encontrar en la playa (imagen 3).

Imagen 3. Dunas embrionarias en El Farallón, Veracruz. (Foto: Natalia Rodríguez)

2.2.2 Hondonadas

Las hondonadas son el resultado del proceso erosivo y se encuentran en las partes más bajas de los sistemas de dunas. Las hondonadas pueden tener una gran variedad de formas, pero la mayoría se clasifica como hondonadas en forma de plato (formando un semicírculo) o bien hondonadas alargadas (Hesp, 2000). (imagen 4).

Imagen 4. Estas dos fotografías muestran la gran diversidad que se puede encontrar en las hondonadas o también denominadas “depresiones interdunarias”. (Fotos: Natalia Rodríguez).

2.2.3 Dunas parabólicas

Las dunas parabólicas tienen forma de “U” invertida y, como su nombre lo indica, semejan una parábola. Estas se caracterizan por tener dos brazos y una cima, que es la parte más alta y donde se unen los brazos. La cima está orientada hacia la dirección donde viajan los vientos dominantes. Además se puede reconocer una pendiente interna y una externa. La primera está en dirección de donde viene el viento (barlovento) y la segunda en la dirección hacia donde sopla (sotavento). Este tipo de dunas se pueden formar de manera repetitiva, dando como resultado campos de dunas parabólicas.

Imagen 5. Campo de dunas parabólicas con grado de estabilización moderada-total en la parte de Alvarado, al sur del estado de Veracruz. (Foto: Inecol)

2.2.4 Barjanes

Los barjanes tienen forma de media luna y se parecen a las dunas parabólicas. Sin embargo existe una diferencia muy importante entre ambos tipos de dunas, ya que en los barjanes los brazos apuntan hacia donde avanzan los vientos predominantes, lo que es lo contrario a lo que ocurre en las dunas parabólicas (imagen 6).

Los barjanes pueden medir entre 9 y 30 metros de altura y la distancia entre la punta de un brazo y la otra puede ser de hasta 365 m (Gallant, 1997).

Imagen 6. Se muestra la gran amplitud que llegan abarcar los brazos de las dunas en forma de barcan, ubicadas en la zona de Chachalacas, en el centro del estado de Veracruz. (Fotos: Natalia Rodríguez.)

2.2.5 Dunas transgresivas

Se denomina al conjunto de dunas que están avanzando (o que han avanzado) rumbo a tierra adentro. Es decir, que están transgrediendo hacia tierra adentro y por eso se llaman transgresivas. Avanzan sobre todo tipo de terrenos, desde aquellos totalmente cubiertos por vegetación hasta los que se carecen de plantas en su superficie. También pueden avanzar en zonas planas o con pendientes muy pronunciadas.

La extensión que abarcan los campos de dunas transgresivas es muy variable, y fluctúa entre algunos cientos de metros a lo largo de las costas y tierra adentro hasta muchos kilómetros.

Imagen 7.Campos de dunas transgresivas en El Farallón, Veracruz. (Fotos: Oscar Jiménez).

Bibliografía

Martínez, M. L. 2009. Las playas y las dunas costeras: Un hogar en movimiento. Fondo de cultura económica.

Martínez, M. L. 2008. Dunas costeras. Investigación y Ciencia.

 

Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy730
mod_vvisit_counterAyer553
mod_vvisit_counterEsta semana730
mod_vvisit_counterEste mes730
mod_vvisit_counterTodo561981
desde Enero 15, 2010